De mi hija recien casada

13 de junio de 2007



Acostumbrados

Nos acostumbramos, a vivir en departamentos y a no tener otra vista, que no sea las ventanas de alrededor.
Y porque no tiene vista, luego nos acostumbramos a no mirar para afuera.
Y porque no miramos para afuera, luego nos acostumbramos a no abrir del todo las cortinas.
Y porque no abrimos del todo las cortinas, luego nos acostumbramos a encender mas temprano la luz.
Y a medida que nos acostumbramos, olvidamos el sol, olvidamos el aire, olvidamos la amplitud.

Nos acostumbramos, a despertar sobresaltados porque se nos hizo tarde.
A tomar cafe corriendo, porque estamos atrasados.
A leer el diario en el omnibus, porque no podemos perder tiempo.
A comer un sandwich, porque no da tiempo para almorzar.
A salir del trabajo, porque ya es la noche.
A dormir en el omnibus, porque estamos cansados.
A cenar rapido y dormir pesados, sin haber vivido el dia.
Nos acostumbramos, a esperar el dia entero y oir en el telefono: "hoy no puedo ir" ,"A ver cuando nos vemos", "La semana que viene nos juntamos".
A sonreir a las personas, sin recibir una sonrisa de vuelta.
A ser ignorados, cuando precisabamos tanto ser vistos.
Si el cine esta lleno, nos sentamos en la primera fila, y torcemos un poco el cuello.
Si el trabajo esta complicado, nos consolamos, pensando en el fin de semana.
Y si el fin de semana no hay mucho que hacer, o andamos cortos de dinero, nos vamos a dormir temprano y listo, porque siempre tenemos sueño atrasado.
Nos acostumbramos, a ahorrar vida.
Que, de a poco, igual se gasta y que una vez gastada, por estar acostumbrados, nos perdimos de vivir.

Macarena y Pedro


Pd: Esto es compartir un poco la intimidad de mi hija recien casada,
pero lo encontre muy bonito y quise compartirlo con ustedes.

AddThis Social Bookmark Button

Vínculos a esta publicación Email this post


HUMOR

4 de junio de 2007





Había un tipo que trabajó como un burro toda su vida
para acumular fortuna.
Lo único que le importaba era el dinero
Un día le dijo a su esposa: "El día que me muera
quiero que me entierres con todo mi dinero"
¿Me lo prometes? "La mujer con profundo pesar no tuvo
otra alternativa que decirle que si.
Al tiempo el tipo murio y después de la ceremonia,
antes de bajar el ataúd a la fosa la esposa dijo:

"Un momento, falta algo".
Tomó una cajita que traía en la mano, abrió el ataúd,
y la puso adentro.
Su mejor amiga, le dijo: "No creo que hayas sido tan
boluda,de haber cumplido la promesa....! !!"
La leal esposa contestó: "Yo soy cristiana, y no podía
romper la promesa a su última voluntad"
¿¿¿O sea que pusiste toda la plata ahí???"

"Claro que sí... Cogí todo el dinero, lo conté,
lo deposité en mi cuenta y le giré un cheque por la
cantidad exacta...

Si él lo puede cambiar allá, que se la gaste....
Seré cristiana pero no boluda"

*******************************
Con todo cariño para ustedes, que tengan una
excelente semana...riendose un poco.

AddThis Social Bookmark Button

Vínculos a esta publicación Email this post


 
Todos los derechos reservados Luunn@,Santiago de Chile 2009